Espero que te hayan gustado las diez recomendaciones de carácter político y que tu espíritu se haya alegrado con la positiva referencia a los posicionamientos políticos que te he trasladado en el epígrafe que acabas de leer. Aprovechando que intuyo estás en muy buena disposición anímica, te ruego que ahora me permitas plantear seis sugerencias de naturaleza fundamentalmente hacendística que desearía te interesen también. Son las siguientes:

Aumentar las capacidades normativas que reconoce el Concierto.

Valorar los límites de la presión fiscal en Euskadi.

  • Repensar la Política Presupuestaria vasca a largo plazo.
  • Aumentar las capacidades normativas que reconoce el Concierto
  • Valorar los límites del aumento de la presión fiscal en Euskadi.
  • Reforzar la lucha contra el fraude y la elusión fiscal.
  • Eliminar las descoordinaciones entre las Haciendas vascas.
  • Reconocer las conductas ejemplares de cumplimiento fiscal.

Como ocurría con tres de las cuestiones políticas planteadas anteriormente, te habrás dado cuenta de que la segunda de estas sugerencias requiere alcanzar un acuerdo con el Estado y, posteriormente, que el mismo sea aprobado por las Cortes Generales. De las seis señaladas más arriba, es por tanto la más difícil, porque las otras cinco pertenecen al ámbito vasco de decisión… lo cual no quiere decir que sean como aquellas asignaturas que en mi época universitaria se llamaban “marías”.

(¿Cómo se llamarán ahora esas materias? Porque no sé si sabes que en España, los dos nombres más frecuentes de las niñas que nacen ahora son Lucía y Paula y están también en los primeros puestos, tras María, los de Sara, Daniela, Carla, Sofía, Alba, Claudia y Martina. En Euskadi somos un poco distintos y los nombres más frecuentes son Ane, June, Uxue, Irati, Nahia, Izaro, Naroa, Nora, Naia y Leire.

¿Qué por qué te cuento todo esto? Por dos razones. La primera, para que percibas una idea que es fundamental en el Concierto: la sociedad vasca tiene un sistema diferenciado tributario de financiación, porque es “diferente” –ni mejor, ni peor– en muchos campos. Y segunda, para que tengas una muestra expresiva del cambio exponencial en el que estamos inmersos y la necesidad de adaptar el Concierto a ese cambio. Ese es el objetivo de las treinta y ocho recomendaciones que estoy desgranando para ti).

Repensar la política presupuestaria vasca a largo plazo

En este capítulo pretendo realizar una reflexión muy sencilla de un tema que, ciertamente, compete directamente en estos momentos al Consejero de Hacienda y Finanzas, Ricardo Gatzagaetxebarria, y a los tres Diputados Forales de Hacienda y, por encima de ellos, a los respectivos Ejecutivos de la Comunidad Autónoma Vasca y de los tres Territorios Históricos que se integran en la misma.

Sentado lo anterior y una vez más desde la modesta perspectiva de un ciudadano de a pie, observo al conjunto de presupuestos vascos muy condicionado primero, por la inercia; segundo, por la coyuntura económica; y tercero, también por la propia situación política. Como consecuencia de ello, veo una situación presupuestaria muy tensionada y bastante rígida, en la que se aprecia que las instituciones se mueven con dificultad, pues da la sensación de que no llegan a cubrir, a pesar del nivel tan significativo de ingresos con que cuenta la Comunidad Autónoma Vasca, todas las necesidades que se les presentan.

Como sabes muy bien, a los factores anteriores se han añadido los elementos de rigidez que han originado las exigencias de la Unión Europea en el plano financiero, muy centradas en políticas de austeridad y en la reducción de los déficit públicos, como se ha visto en la modificación del artículo 135 de la Constitución, al que hemos hecho referencia en el capítulo anterior y que analizamos en detalle en la Parte Sexta de la Obra cuando estudiábamos el nuevo principio de Estabilidad Presupuestaria y su impacto sobre el Concierto Económico.

Por esta razón, y siempre desde mi perspectiva personal, veo a los presupuestos públicos vascos circulando por una única vía y además de las estrechas. En condiciones de estabilidad en el escenario económico y social global, europeo, estatal y vasco, esto podría aceptarse con naturalidad. Pero el problema es que, como sabes muy bien y vamos a comentar en detalle en la Parte Undécima de la Obra, el mundo está cambiando, la economía lo está haciendo a marchas aceleradas y el futuro no esta tan despejado como antes.

Por ello, las instituciones vascas sin duda se están teniendo que enfrentar a un complejo problema de priorización, que podría enunciarse como la necesidad de atender más a lo urgente que a lo necesario.

El desarrollo de una política de esta naturaleza, cuando tiene un horizonte de corto plazo es perfectamente lógica, asumible y defendible. El problema, sin embargo, se plantea cuando, como consecuencia del mantenimiento en el tiempo de un escenario de crecimiento económico no muy brillante que, por lo tanto, trae consigo aumentos de la recaudación fiscal que podríamos calificar coloquialmente como “flojitos” es obvio que se produce una situación indeseada de que proyectos, acciones, planes y programas que tendrían que sentar las bases para definir ese mejor futuro para la Comunidad Autónoma, sus instituciones, sus empresas, y por extensión para todos los habitantes de la misma, no estén suficientemente dotados presupuestariamente.

Creo que esta es, tristemente (me gustaría enormemente estar equivocado) la situación que se observa en estos momentos. Y por esta razón, además de trasladarte esta inquietud que de nuevo reitero tiene un carácter estrictamente personal, me atrevo a incluir esta recomendación en esta obra con el objetivo de suscitar una reflexión (sé que ya se habrá producido, pero quiero insistir) de nuestras autoridades económicas y políticas, porque creo que estamos ante una cuestión de decisiva importancia que puede condicionar el futuro de Euskadi, si el escenario económico y sus consecuencias sobre los ingresos fiscales se sigue manteniendo durante unos años más.

Espero que este tema te haya parecido interesante y digno de ser incluido como una más de las recomendaciones para mejorar el Concierto Económico.

Este Título no termina aquí. Si quieres continuar su lectura puedes hacerlo online o descargártelo en pdf. Elige a continuación la opción que prefieras:

Si te ha gustado este contenido ¡Compártelo!

indicecompleto

ActualizacionesObra

Política de privacidad de datos