En primer lugar, quisiera trasladarte una serie de reflexiones sobre cuestiones que básicamente son políticas y, por lo tanto, totalmente discutibles. Para valorarlas, tienes que tener en cuenta que llevo alejado del escenario público e institucional más de 30 años. A pesar de esa limitación y contando con tu permiso, voy a tratar de hacerte llegar mis modestas ideas sobre la conveniencia de avanzar en las diez cuestiones siguientes:

  • Negociar satisfactoriamente la próxima Ley Quinquenal de Cupo y cerrar las diferencias existentes con la Administración del Estado.
  • Garantizar la representación de las instituciones vascas en las instancias europeas.
  • Aceptar que las competencias tributarias son de titularidad de los tres Territorios Históricos.
  • Profundizar más en el desarrollo de las normas de armonización, coordinación y colaboración fiscal.
  • Evitar una interpretación extensiva de la foralidad, que se pueda traducir en duplicidades e ineficiencias.
  • Aprobar una nueva Ley de Aportaciones.
  • Aprobar una nueva Ley Municipal.
  • Mantener el Concierto por encima del debate partidista.
  • Hacer más presión para reducir los gastos del Estado.
  • Pactar con el Estado una ampliación del Concierto en su vertiente financiera.

Algunas de estas cuestiones requieren un acuerdo con el Estado, otras deben resolverse en el ámbito interno de la Comunidad Autónoma Vasca y una de ellas, es una reflexión que debe abordarse desde ambos niveles: internamente y bajo la conformidad con el Estado.

Negociar satisfactoriamente la próxima Ley Quinquenal de Cupo y cerrar las diferencias existentes con la Administración del Estado

Una de las cuestiones más transcendentales que tienen las instituciones vascas sobre la mesa –y, por extensión, nuestra propia sociedad– es el desafío que tendrán que afrontar para lograr cerrar una satisfactoria negociación de la Ley Quinquenal de Cupo 2012-2016, dado que la actual 2011 terminó su vigencia en 2011.

(Como sabes, eso no significa que el Cupo no se esté pagando, sino que se está abonando, religiosamente, pero en base a la metodología aprobada en la Ley Quinquenal 2007-2011).

En la misma vertiente negociadora, es necesario liquidar, también satisfactoriamente, los desacuerdos existentes entre la Administración del Estado y la vasca, en lo que se refiere a los Cupos anteriores al de 2014, que son muy significativos, pues se acercan ya a 900 millones de euros.

Te puede extrañar que se haya producido una diferencia tan grande entre las dos Administraciones y, sobre todo, que no se haya liquidado todavía. La razón de que se haya creado esta desagradable situación la explicaba el 16 de marzo de 2014 el Consejero de Hacienda y Finanzas del Gobierno Vasco, Ricardo Gatzagaetxebarria. Según su opinión, estas diferencias provienen de que no se ha adaptado la Ley Quinquenal de Cupo, aprobada en 2007, al cambio originado en la Ley de Financiación de Comunidades Autónomas que fue promulgada en el año 2009. Por lo tanto, en su opinión, “no se ha aplicado la Ley de Cupo que se pactó”, pues establecía “una serie de previsiones en caso de que se modificara el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y la modificación que estaba prevista, desde nuestro punto de vista no se ha cumplido”7.

Por si no fuera ya la cifra de desacuerdos elevada, hay que valorar que podrían añadirse a la misma los 673 millones, también comentados, de diferencia entre las cifras consignadas como Cupo por el Estado y por la Comunidad Autónoma Vasca, en sus respectivos Presupuestos para 2014 y cifras similares en los de 2015 y 2016. En definitiva, el desacuerdo existente es muy grande en términos cuantitativos

Decía al principio que son dos temas a pactar –o tres, quizá– de la máxima trascendencia, y estoy seguro que estarás de acuerdo conmigo, pues la capacidad de actuación de las instituciones vascas (Gobierno, Diputaciones Forales y Ayuntamientos) estará condicionada por el montante del nuevo Cupo y por las cantidades pendientes de liquidación de los anteriores. Y eso, indirectamente, afectará a todos los que residimos en Euskadi. A ti también.

Un escenario poco favorable

Desafortunadamente, el momento económico es especialmente delicado para las dos partes negociadoras, ambas muy necesitadas de recursos, como consecuencia del duro impacto que ha tenido la crisis económica en la capacidad de recaudación de la Hacienda Estatal y en la de las Haciendas Forales. A la todavía débil recaudación, se añade la necesidad de reducir el déficit, por todos los medios, en el Presupuesto del Estado y en el de la Comunidad Autónoma Vasca, para cumplir con los requerimientos de la Unión Europea.

Como acabo de señalarte y como anticipo de los planteamientos que va a poner sobre la mesa en la negociación, la Administración Central ya ha avanzado su posición que queda definida en este expresivo titular: “El Estado eleva un 90% su estimación del Cupo Vasco”8.

A ese mal escenario económico, se le añade, como ya conoces al dedillo que el escenario político tampoco es favorable, pues, por un lado la compleja “cuestión catalana” está sin resolver y, por otro, todas las Comunidades Autónomas se encuentran en pie de guerra, buscando que el nuevo modelo de financiación que ahora se anuncia para 2016 les favorezca lo máximo posible o que, al menos, no les perjudique.

Por esos misterios que tiene la vida, aunque ni uno ni otro tema se refieren a Euskadi, las peticiones de que el Cupo vasco debe ser aumentado han crecido, tanto en tono, como en cantidad. Se ha creado con ello una situación agobiante que hemos analizado en detalle en la Parte Octava.

La misma sensación deben tener nuestros hermanos navarros, pues el 23 de enero de 2014, la entonces Vicepresidenta y Consejera de Economía y Hacienda, Lourdes Goicoechea, señaló que la negociación del Convenio Económico con el Estado “será dura, como las de años anteriores” y que, por eso, “será pertinente la creación de un Servicio dedicado en exclusiva a esta tarea”. La Vicepresidenta navarra hacía referencia a la creación del nuevo Servicio de Convenio Económico, para impulsar y coordinar las negociaciones con el Estado y fijar las condiciones económicas para el periodo 2015-2019. ¡Suerte!

Este Título no termina aquí. Si quieres continuar su lectura puedes hacerlo online o descargártelo en pdf.  Elige a continuación la opción que prefieras:

Si te ha gustado este contenido ¡Compártelo!

indicecompleto

ActualizacionesObra

Política de privacidad de datos