Para demostrarte que el Concierto Económico es merecedor de la doble calificación que da nombre a esta Parte, analizaré los distintos modelos de financiación en los seis países federales más destacados del mundo, valorando la relación entre el Estado federal y sus Estados federados.

Del mismo modo, haré un profundo análisis del actual modelo de financiación de las quince Comunidades Autónomas de régimen común (todas, menos Euskadi y Navarra) entrando en cuestiones tales como su evolución, su negativa valoración actual y la previsible batalla que se desarrollará en 2016, ante la necesidad de avanzar hacia un nuevo modelo de financiación autonómica. Los prolegómenos de todo ello los hemos estado viendo casi todos los días en los medios de comunicación, a lo largo de 2014 y 2015.

También se aborda en esta Parte la explicación de lo que son distintos estudios técnicos que han cobrado una relevancia inusual, en parte como consecuencia de la falta de un modelo de financiación que sea aceptado por todas las Comunidades Autónomas y, por otro lado, como derivación de la compleja situación política que está viviendo Catalunya desde 2010 que ha llegado al “clímax” con las transcendentales elecciones, plebiscitarias “de facto”, del 27 de septiembre de 2015 y la intención de los partidos políticos que constituyen, a día de hoy, la mayoría en su Parlament de iniciar un proceso de desenganche con España que concluiría con una declaración unilateral de independencia.

Como resultado de todo ello, y del impacto de la crisis económica sobre las finanzas públicas, han surgido, entre una intensa polémica las Balanzas Fiscales, las Cuentas Públicas Territorializadas, el Fondo de Liquidez Autonómica, etc. A todo ello, se añade el último ofrecimiento que ha realizado el Estado a las Comunidades Autónomas de efectuar su financiación, a costo cero, en este año 2015, cuestiones todas ellas interesantes que se analizan en detalle en esta Parte.

En la misma se toca también una cuestión singularmente conflictiva y que ha hecho correr ríos de tinta en los últimos años: la petición de un Concierto Económico para Catalunya, posteriormente denominado “Pacto Fiscal”, con la consiguiente negativa desde el Gobierno central y las complejas situaciones que se han derivado de todo ello, a la altura de los últimos días de octubre de 2015, cuando escribo estas líneas.

Concluyo esa Parte con un análisis de las diferencias sustanciales que existen entre el modelo de Concierto y el modelo de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y, muy especialmente, con la explicación de los diferentes conflictos en los que se ha visto inmerso el Concierto en distintos ambientes, como por ejemplo, el constitucional, el judicial, el de la Comisión Europea y el del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, algunos de los cuales se han traducido en sanciones que han debido pagar las instituciones vascas.

Te aclaro que en este Título no solo se recogen hechos negativos para el régimen concertado. Fueron positivos: la firma de la llamada “paz fiscal” entre la administración central y la vasca, en enero del 2000; el acuerdo refrendado en una Ley Orgánica, para propiciar el “blindaje” de las normas forales, en 2012; y la clarificación sobre el alcance de la autonomía normativa que reconoce el Concierto a las instituciones forales vascas en las Cortes Forales vascas en la contestación a una “cuestión prejudicial”, planteada ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que representa un espaldarazo muy positivo para el presente y el futuro del sistema concertado.

Este Título no termina aquí. Si quieres continuar su lectura puedes hacerlo online o descargártelo en pdf. Elige a continuación la opción que prefieras:

Si te ha gustado este contenido ¡Compártelo!

indicecompleto

ActualizacionesObra

Política de privacidad de datos