Acabas de dejar atrás un tema interesante muy relacionado con el grave conflicto político que está padeciendo en estos momentos Cataluña y España. Después de haber leído ese Título y el II sobre la financiación autonómica, mucho más técnico Y complejo que el anterior, creo que estrás de acuerdo conmigo en que esta Parte Séptima resulta interesante. Estoy seguro de que con lo que viene a continuación no vas a cambiar de opinión.

Ahora en el Título IV, lo que vamos a hacer es una pequeña reflexión en relación con el Concierto Económico. Volvemos, por lo tanto, a ese tema que ya conoces tan bien, explicando las diferencias que tiene el modelo de Concierto con el de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común que seguro que, de la simple lectura del largo Título II que hemos dedicado a este tema, te habrán saltado a la vista.

En un segundo capítulo, voy a tratar de destacarte muy brevemente otra cuestión que también has percibido, y es el hecho de que Euskadi ha sabido mantener su coherencia, defendiendo el Fuero más que buscando el huevo en la compleja situación financiera por la que se ha atravesado como consecuencia de la crisis que se inició en el año 2008 con un impacto brutal sobre la recaudación de todas las Haciendas incluidas las forales y con situaciones financieras críticas padecidas por distintas Comunidades Autónomas que, sin embargo, Euskadi ha podido superar con mucho trabajo y esfuerzo pero con dignidad y sin apelar al Estado.

Espero que con esta introducción te decidas a leer los dos capítulos que vienen a continuación.

Diferencias sustanciales entre el modelo del Concierto Economico vasco y el de la financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común

Como te he apuntado ya numerosas veces, el modelo de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común se fundamenta en la Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de financiación de las Comunidades Autónomas, también conocida con el acrónimo LOFCA. Como recordarás, acabo de abordar este tema en el Título I y II de esta Parte en el que he tratado de explicarte las características de algunos de los modelos hacendísticos del mundo, por lo que tendré que hacer referencia, de pasada, a alguno de los temas que hemos comentado más arriba.

Unos recordatorios obligados

Lo primero que debo recordarte en relación con esta Ley Orgánica es que su aprobación se produjo en pleno proceso de negociación del Concierto Económico y cuando a los negociadores vascos les quedaba mucho trabajo por delante, es decir, la parte esencial del mismo. Te lo he explicado en detalle en un título anterior, por lo que me remito al mismo.

Te he explicado igualmente el diferente contenido de las Disposiciones Adicionales de la LOFCA referidas al Concierto y al Convenio, por lo que no voy a volver otra vez sobre el tema, pues estoy seguro de que lo tienes suficientemente claro.

Y también estoy seguro de que tendrás en tu poderosa mente las peripecias y tensiones por las que discurrió la negociación de la Disposición Final Primera de la LOFCA entre el Gobierno español y el PNV, con retirada incluida de su grupo del Congreso de los Diputados.

Dos mundos diferentes

Cumplida mi obligación de recordarte lo anterior para que no me acuses de no informarte de los temas que condicionan el que vamos a tocar, si te parece, entramos en materia, situándonos en el 30 de diciembre de 1980.

Como recordarás, el día anterior, a las 22.30 horas, habíamos cerrado el pacto que sellaba el Concierto Económico.

Por lo tanto, a finales de aquel año, como hemos señalado, se habían dibujado ya dos sistemas de financiación de comunidades autónomas totalmente diferentes. Por un lado, estaba la de las quince Comunidades Autónomas de régimen común y, por otro, el Concierto Económico que se acababa de pactar, manteniéndose además vigente el Convenio Económico de Navarra de 1969.

Las diferencias entre lo que podríamos denominar “modelos forales” –a su vez diferentes entre sí, como hemos visto anteriormente –y el “modelo LOFCA”, son abismales, por lo que no te voy a abrumar con un listado de cuarenta o cincuenta diferencias. Me parece más conveniente, y más práctico, pasar a recordarte ahora, sucintamente, cuáles son las características del modelo que establece la LOFCA. De esta simple explicación pienso que vas a poder deducir las diferencias que existen entre los dos modelos, dos mundos absolutamente diferentes, lo cual configura el modelo español de financiación de sus Comunidades Autónomas como algo también diferente a los modelos que se siguen en países federales.

El modelo LOFCA y sus tres bloques

En los 22 artículos de que consta la LOFCA, a los que se añaden cuatro Disposiciones Adicionales, tres Transitorias y una Disposición Final –como ves, es un texto mucho más corto que el del Concierto de 1981 que te recuerdo tiene 56 artículos, cinco Disposiciones Adicionales, siete Transitorias, una Derogatoria y dos Finales– se sigue un esquema general que contiene tres bloques de instrumentos de financiación que responden a objetivos diferentes. Te lo he explicado dos Títulos más arriba, tomando como referencia lo publicado por Javier Suárez Pandiello, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo, en su artículo “El Concierto Vasco en el contexto del federalismo fiscal español. Una visión panorámica”.

Este Título no termina aquí. Si quieres continuar su lectura puedes hacerlo online o descargártelo en pdf.  Elige a continuación la opción que prefieras:

Si te ha gustado este contenido ¡Compártelo!

indicecompleto

ActualizacionesObra

Política de privacidad de datos