Tras haber confirmado por tu lado como se ha ido produciendo la sucesiva adaptación del Concierto Económico a lo largo del tiempo y haberte explicado la compleja situación política a la que se llegó a finales del año 2001, cuando todavía no se había alcanzado un acuerdo para la renovación del Concierto de 1981, en este Título voy a entrar precisamente en el modelo que sustituyó a aquel.

Fue aprobado en el inicio del 2002 y es el texto actualmente vigente, de aquí la importancia en conocer sus características.

Con este objetivo, voy a desarrollar a continuación tres capítulos:

  1. En este capítulo, te explicaré el planteamiento del Concierto de 2002 y quienes fueron sus negociadores.
  2. En este, los avances logrados sobre el Concierto de 1981, algunos de los cuales, como veras, fueron sustanciales.
  3. En el último, la acogida que tuvo este Concierto en los medios de comunicación de la época.

Confío en que el contenido de estos tres capítulos sea de tu interés y te invito ahora a leer el primero de ellos. ¡Muchas gracias, amable lectora o lector!

La consolidación del sistema concertado en 2002

Como hemos apuntado anteriormente, cuando negociamos el Concierto Económico que entró en vigor el 1 de junio de 1981, fijamos que el mismo estaría vigente hasta el 31 de diciembre de 2001. La razón de elegir esa fecha y de asumir que lo pactado solo iba a durar 20 años fue muy obvia, ya que en esa misma fecha terminaba la vigencia del Concierto Económico de Araba de 1976, el cual se aprobó con una duración de 25 años.

Teniendo en cuenta que la Disposición Transitoria Octava del Estatuto de Autonomía del País Vasco establece que “el primer Concierto Económico que se celebre con posterioridad a la aprobación del presente Estatuto se inspirará en el contenido material del vigente Concierto Económico con la Provincia de Álava…”, hubo que tomar la referencia del plazo de vigencia del Concierto de este Territorio Histórico, para evitar así que nadie pudiera achacar al nuevo Concierto que originaba un “detrimento a Álava”, limitación que también contenía esa Disposición Transitoria Octava del Estatuto.

La necesidad de negociar el nuevo Concierto

Al llegar el vencimiento pactado para el Concierto Económico de 1981, las Cortes Generales tenían que haber aprobado un nuevo sistema concertado con anterioridad al 31 de diciembre de 2001.

Sin embargo, cuando el entonces Lehendakari Juan José Ibarretxe y la Vicelehendakari y responsable del Departamento de Hacienda del Gobierno Vasco en aquellas fechas, Idoia Zenarruzabeitia, plantearon la necesidad de negociar de un nuevo Concierto Económico, lo hicieron en un escenario de tremenda desconfianza y fuerte tensión política con el Gobierno español, presidido entonces por José María Aznar y que contaba con Cristóbal Montoro, como Ministro de Hacienda, cartera que también ocupa a día de hoy.

Siguiendo en este punto lo que señala el excelente artículo de Ignacio Zubiri, titulado “El nuevo Concierto Económico: características básicas”, a este clima de desconfianza “se añadía que, como algunos aspectos del CE estaban (y siguen estando) cuestionados por diversas Instituciones de la UE, los representantes de la CAPV querían incluir en el nuevo CE alguna forma de representación de la CAPV ante las Instituciones de la UE. El Estado, por su parte, se oponía a esta representación”6.

Una indeseada prórroga unilateral

Como consecuencia de todo lo anterior, el 31 de diciembre de 2001 terminó la vigencia del Concierto que el autor de esta obra negoció en 1980, y para entonces no se había alcanzado ningún acuerdo entre las dos Administraciones. Pues bien, ni corto ni perezoso, el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tomó entonces una decisión unilateral muy arriesgada, la de prolongar el Concierto Económico de 1981 “sine die”, hasta que se llegara a un acuerdo.

Como es lógico, las instituciones vascas, además de echarse las manos a la cabeza por lo que suponía aquella decisión de ruptura unilateral de un pacto entre el Estado y la Comunidad Autónoma vasca, protestaron enérgicamente, pero la medida se mantuvo.

Un nuevo Concierto pactado

Tras este grave encontronazo se impuso la sensatez, porque aquella situación era muy negativa para las dos partes. Gracias a ello, poco después se iniciaron nuevas negociaciones entre las dos Administraciones y el 6 de marzo de 2002 se alcanzó un nuevo acuerdo, en el seno de la Comisión Mixta de Cupo, que permitió la renovación del Concierto Económico y la derogación del anterior.

(Por lo tanto, el Concierto que me tocó negociar, tuvo una vida, si no he hecho mal el cálculo, de 20 años, 11 meses y 23 días, porque el nuevo acordado se aprobó por la Ley 12/2002, de 23 de mayo).

Para que quede la debida constancia histórica, los firmantes del nuevo Concierto Económico de 2002, en representación de la Administración del Estado fueron los cuatro siguientes (sorprendentemente, la Comisión no fue numéricamente paritaria, como en el Concierto de 1981):

  • El Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (en 2015, de nuevo en este cargo).
  • El Secretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez-Ponga.
  • El Secretario de Estado de Organización Territorial del Estado, Gabriel Elorriaga.
  • Y el Secretario General de Política Fiscal Territorial y Comunitaria, Antonio Beteta.

Este Título no termina aquí. Si quieres continuar su lectura puedes hacerlo online o descargártelo en pdf.  Elige a continuación la opción que prefieras:

Si te ha gustado este contenido ¡Compártelo!

indicecompleto

ActualizacionesObra

Política de privacidad de datos