Espero que te haya interesado la lectura del Título V anterior sobre los puntos clave de la negociación 1980-1981, incluido ese tema tan significativo y tan importante como es el del porcentaje de contribución, sobre el que te puedo asegurar que han corrido ríos de tinta. Pues ahora ya conoces al detalle la versión de uno de los dos protagonistas máximos del establecimiento del citado porcentaje. Como soy un optimista (eso seguro que lo habrás notado) estoy convencido de que te habrá gustado.

En este Título VI te voy a trasladar cuáles fueron las valoraciones que se produjeron tras la firma y aprobación del Concierto de 1981. Lo voy a dividir básicamente en dos capítulos que son los siguientes:

  1. La acogida del Concierto por las fuerzas que apoyaron a la Comisión Negociadora Vasca y por la propia sociedad.
  2. La acogida del Concierto Económico de 1981 en los medios de comunicación de la época, analizando por separado los estatales de la prensa vasca.

La acogida del Concierto por las fuerzas que apoyaron a la Comisión Negociadora Vasca y por la propia sociedad

La valoración del Gobierno Vasco

En aquella larga y complicada negociación, la Comisión Negociadora se sintió muy respaldada. Nunca estuvimos solos y, además, supimos informar puntualmente a todos los interesados de cómo evolucionaba la negociación. Al final, la acogida del Concierto fue muy satisfactoria por para casi todos menos para la izquierda abertzale, la derecha nostálgica franquista, las fuerzas políticas que se proclamaban revolucionarias y, por supuesto, para la propia ETA, en sus distintas ramas.

Personalmente puedo decirte con enorme satisfacción que el Gobierno Vasco, con su Lehendakari, Carlos Garaikoetxea, al frente –que me pidió información de cómo estaban las cosas en muchas de las reuniones del Consejo del Gobierno Vasco que celebrábamos los lunes–, me ofreció su orientación, aliento y apoyo permanentes, pues era consciente de que allí se jugaba su futuro.

Lo mismo que recibí de todos los integrantes del esforzado y trabajador equipo de mi Departamento de Economía y Hacienda y muy en especial, de los Viceconsejeros Antón Galdiz, Gotzon Olarte, José Ramón Urrutia y Jaime García Vela y de los Directores, Pedro Mendizabal, José Ignacio García Ramos y José María Ilardia. Esa felicitación se hizo como es lógico extensiva, con todo el mérito del mundo, a José Ramón López Larrinaga quien ya sabes que jugó un papel estelar en la negociación, y a Juan Luis Laskurain, cuyo respaldo técnico fue muy valioso.

Para el Gobierno Vasco en su conjunto, la recuperación del Concierto supuso un verdadero balón de oxígeno. Habían vivido conmigo los avatares de la negociación, sus avances y retrocesos, por lo que saber que Euskadi contaba de nuevo con Concierto, supuso para todos una inmensa satisfacción. El éxito no fue mío, sino del Gobierno en pleno, por quien me sentí muy respaldado en todo momento. Por ello, quiero dejar constancia expresiva de mi agradecimiento a mis colegas de aquel fantástico Ejecutivo: Mario Fernández, Javier García Egocheaga, Xabier Caño, Pedro Miguel Etxenike, Ramón Labayen, Javier Lasagabaster y Carmelo Renobales, Javier Aguirre, Luis Mari Retolaza, José Luis Robles, Carlos Blasco y Félix Ormazábal y a los equipos que vivieron con nosotros aquella negociación.

Y, como refrendo de ese firme apoyo desde las instancias gubernamentales, la valoración pública del Gobierno sobre el Concierto pactado fue extremadamente favorable. Se había abierto un nuevo tiempo, porque además del Concierto, se había lograda el traspaso de las primeras grandes transferencias del Estado a Euskadi. ¡La autonomía vasca, por fin estaba en marcha, a plena máquina!

Este Título no termina aquí. Si quieres continuar su lectura puedes hacerlo online o descargártelo en pdf. Elige a continuación la opción que prefieras:

Si te ha gustado este contenido ¡Compártelo!

indicecompleto

ActualizacionesObra

Política de privacidad de datos