Pedro Luis Uriarte. Fotografía: Borja Guerrero